Te gustan las publicaciones del blog?

jueves, 7 de febrero de 2013

MI LIBRO SIN TITULO Capitulo 3


A la mañana  siguiente, Anais se despertó sobresaltada, dio un paso y noto que estaba sola en casa de Mía, ella no estaba, no había llegado desde la noche anterior.
-Seguro que a conocido a  su admirador y están  juntos., pensó
Se preparo y  empezó su rutina como todos los días. Cuando llego a la universidad, vio que Mía no estaba con  sus amigos, pregunto por ella y todos la habían visto la  tarde anterior trabajando en el Manhattan Bulevar, pero no sabían nada mas.
Cuando terminaron las clases, Anais estaba muy preocupada, pues ni tenia ningún mensaje de ella, ni ninguna noticia. La llamo y salto el contestador.
-Mía, soy Anais, no se donde estas y me estoy preocupando, llámame en cuanto oigas el mensaje, vale? Un beso!
Fue al Manhattan Bulevar a buscarla, pues a las clases podía  faltar alguna vez, pero a su trabajo era imposible que no fuese.
- Jhon, sabes donde esta Mía?, pregunto al jefe de su amiga.
-No ha llegado aun, ya debería estar aquí, pasa  algo?, respondió Jhon
-No se, anoche no durmió en casa, hoy no ha ido a la universidad, tampoco esta aquí y ni me ha avisado por mensaje, ni llamada ...así que me estoy empezando a preocupar...hace unos días...
-Ahora que lo dices -corto Jhon a Anais...-a noche note que se fue con un gesto en su cara como de preocupada o alterada por algo...mmm... pero no se, fue una sensacion que me dio al verla..que me ibas a decir?
-Alterada o preocupada? Pero no paso nada raro ayer? Alguien hablo con ella?
-No lo se Anais, yo estoy en la oficina y no me entero de mucho, pero cuando vino a despedirse, la note como te acabo de explicar, vi como se iba hacia su coche, paro un segundo y cogió algo del parabrisas, se metió en el coche y se fue.
-Gracias Jhon, de todas formas, si viene, la dices que me llame y si no te dejo en esta servilleta mi teléfono apuntado, si tuvieses alguna noticia de ella me llamas. Anais salio de la cafetería, con la intención de ir a su casa, creyendo todavía, que después de una noche de lujuria, habría llegado a casa, se habría duchado y estaría dormida, olvidandose del trabajo y de todo.
Cogió el coche y tomo dirección hasta casa de su amiga. Cuando llamo, no contesto nadie, subió, y con el corazón totalmente descontrolado abrió la puerta
-MÍA!!! Estas?? MÍA!!!, -grito.
Con muy poco tacto abrió la puerta de su habitación y no estaba!
Salio corriendo, como si la persiguiese el mismo diablo, cogió el coche y se fue a la comisaria.
Cuando entro, los policías que estaban en la entrada, la miraron y la dijo uno de ellos.
-Esta bien señorita?
-No lo se, creo que le ha pasado algo a mi amiga, NO LA ENCUENTRO!, puede que la haya pasado algo, puedo hablar con alguien?
-Tranquilizase, en un momento avisamos a nuestro compañero y el la atenderá.
Se sentó en la sala de espera, solo pensaba en donde podría estar, si estaría bien...al cabo de 10 minutos, uno de los policías la hizo pasar a una de las oficinas, allí  estaba sentado el comisario George Dilenver, un policía poco corriente, de aspecto desaliñado.
-Cuenteme la historia señorita...como la llamo?,
-Lemin, Anais Lemin, señor
-Señorita Lemin, digame cual es el motivo de su visita a esta comisaria. Le pregunto con un aire de poca curiosidad.
-Pues vera, hace unos días, mi amiga y compañera de clase en la universidad, empezó a recibir unos mensajes de forma de cartas y flores, era como un...."admirador secreto". A mi me dio un poco de miedo y pensamos en que me quedase en su casa unos días, por lo que pudiese pasar, le puso una nota en su coche y ella intento contestarle de la misma manera, pero a noche no vino a casa, hoy no a ido ala universidad, no a ido al trabajo, no esta en casa, no da señales de vida....me pueden ayudar?
- La verdad que es raro, pero nos tendremos que esperar a que pasen 48 horas de su desaparición.
Dado que es una chica mayor de edad y que ella misma ha querido seguir el juego, nos arriesgamos a buscarla y que resulte que ella este disfrutando con su "admirador", o que realmente, podamos suponer que ha pasado algo.
Si tuviese algún dato algo mas claro, de lo que podría ser algo mas que un juego amoroso entre dos jóvenes, venga y empezaremos la investigación mas rápidamente.
Anais salio de allí, mas nerviosa todavía, pues las únicas personas que podrían ayudarla, hacían que esperáse mas horas para encontrar a su amiga,  tiempo en el que la podían pasar mil cosas, si no la había pasado ya.